24 oct 2021

¿¿Don´t feed the troll??

La otra tarde conversando con un “reencontrado”, me planteó una pregunta directa a la que a pesar de haber respondido le he seguido dando vueltas:

Quería saber por qué sigo dándole sitio en mi blog a esos “elementos” que me encuentro en las redes sociales y con los que tengo un intercambio poco provechoso.

Él  tiene la opinión de que no hay que alimentar al “troll” y cree que si hablas de ello, de alguna manera seguirá apareciendo.

No puedo quitarle parte de la razón. Es cierto que hay personas que prefieren estar de alguna manera, aunque implique hacerlo de una manera nefasta.

Pero, y esta fue mi respuesta, mi intención al hacer ciertas cosas públicas no es darles importancia a ese tipo de personajes, sino más bien plasmar una realidad a la que no se le da la importancia que tiene.

Me explico:

Raro es el día que no recibo un mensaje de un “sumiso” ofreciéndose de las peores maneras. Ya no hablo de aquellos que no se molestan ni un minuto en leerse cualquiera de mis perfiles,  me refiero a las formas con las que muchos se dirigen a mí, y podría permitirme pluralizar porque me consta que no soy la única que recibe este tipo de contenido.

Y es precisamente por lo que hay que sacarlo a la luz, para dejar de normalizarlo. En más de una ocasión me han llegado a decir, que no debería quejarme, que por el hecho de ser mujer tengo muchísima oferta donde elegir, parece que el concepto “supermercado de carne” ha calado en más de uno, y esto es una suerte que no todos tienen.

No, lo siento mucho, si lo que llega a mí “huele mal” (por no usar una palabra más concreta) no tengo donde elegir. Y es más que probable que por este hedor termine apartando a personas que se merecerían como mínimo una conversación. Daños colaterales, podríamos llamarlo.

Así que de alguna manera hasta podría decir que este tipo de comportamientos, que por desgracia son los más habituales en cualquier red social, a quienes más daño os hacen es a vosotros, los sumisos que tenéis mucho que dar y que os encontráis con muros de hormigón sin ganas muchas veces ni de intercambiar unas líneas. 

 

Seguro que alguno de los que me lee (aunque dudo que ciertos personajes que actúan de esta manera lleguen a leerme) podrían decir que soy un poquito exagerada, pero curiosamente esta semana spirit hablaba de algo muy parecido en su blog, poniendo ejemplos con mucho mas humor del que me falta a mí y queda bastante claro que no es una queja particular, por desgracia una colectiva que nos suele afectar a las Dominas.

Para nada quiero decir que otros roles no sufran algo parecido. Creo que el anonimato que da la red, provoca que muchos se vean con la potestad de actuar de cualquier manera y seguro que todos lo sufrimos en mayor o menor medida…. Pero como diría Umbral, “He venido a hablar de mi libro”, y yo en mi blog hablo de FEMDOM , ahora un poco más de LESDOM, de D/s  y de las experiencias y peripecias que vivo día tras día.

Así que como creo que es importante que estos malos comportamientos sean visibles para que nadie piense que es lo normal, seguiré dándoles un espacio en mi blog a este tipo de “aventuras” cyberneticas.

Aunque… después de haberle echado un vistazo rápido a mis últimos post, la balanza se inclina mucho más hacia lo positivo…

Y por suerte, escribir de eso, me llena muchísimo más.

20 oct 2021

“Benedetta”.

Sesión de las 22 30, En los Prados.

Lleva puesto el nuevo juguete.

Recibir un mensaje suyo siempre me provocaba una mezcla extraña de sentimientos. Por un lado me encanta que quiera jugar conmigo, pero por otro siempre me queda el temor de hasta dónde va a querer llegar. 

No me lo pensé mucho, entré en la aplicación de venta de entradas y busqué la película elegida:

“Basada en la historia de una abadesa del siglo XVII que mantuvo una relación lésbica con otra monja”.

No, esto no es una elección casual.

Compro la entrada. Busco el juguete y compruebo que esté bien cargado.

Solo faltaba que por descuido no tuviera batería y no pudiera complacerla. Creo que empiezo a temblar internamente.

Aun me quedan un par de horas. Tengo claro que ha elegido ese juguete por algo, podría darme una ducha y tratar de “aliviarme”.

¡NO, no!. Ella lo sabría. No sé cómo, pero estoy seguro de que lo sabría. Descarto rápido la idea.

Mejor voy a dar una vuelta e intento relajarme.

En mi cabeza parecía una buena idea, pero la realidad es que he ido directo al cine y ahora me toca esperar como un tonto.

Me siento en una cafetería cercana, me distraigo mirando el teléfono. Y el tiempo pasa demasiado lento.

Escucho una risa, juraría que es Ella. ¿Me estoy volviendo loco? Levanto la cabeza y la veo…

Va acompañada de una chica. Creo que es su sumisa.

No sé si alegrarme de que haya una posible distracción o si eso me podrá traer alguna consecuencia extra.

Se sientan en una mesa cercana pero no me dice nada. Ni si quiera me ha saludado. Dudo en si levantarme y hacerlo o seguir quieto.

Parezco tonto. No sé cuánto tiempo he estado pensando pero cuando me decido a levantarme veo que me está mirando.

Su mirada me atraviesa. Creo que ha intuido lo que pretendía hacer y con un gesto me hace saber que no es buena idea.


 

Me quedo sentado intentando no tirarme la bebida por encima y veo que le da algo a la chica que va con ella.

Parece una pequeña bolsa que abre con disimulo. Juraría que se ha sonrojado al verlo. Se levanta y va hacia el aseo.

Su sumisa no me presta ninguna atención. Es probable que ni sepa que estoy ahí y de alguna manera me tranquiliza.

Vuelvo a mirarla. Ella ojea la carta tan tranquila. Nadie diría que ya ha pensado una manera para divertirse. El camarero se le acerca y pide algo que no consigo entender.

La verdad es que me da igual. Me gustaría estar a su lado.

Su sumisa vuelve, Ella le sonríe y se dan un tierno beso.

Otra vez… parezco tonto. Me invade una estúpida sensación de celos que intento sacar de mi cabeza. No debería pensar algo así.

Y de nuevo me topo con su mirada. Parece que esté dentro de mi cabeza y sabe que estoy pensando en lo que no tendría que pensar.

El camarero se dirige a su mesa y les sirve un par de bebidas, y Ella se relaja y deja de atravesarme.

El tiempo ha parecido volar. La hora de la película se acerca.

Recibo un mensaje:

“Deberías ir al baño y ajustarte el juguete. ¿O ya lo llevas puesto?”

Levanto la mirada. Ya se han puesto en pie y se dirigen hacia la entrada del cine.

Me apresuro, voy al baño de la cafetería y coloco aquel dispositivo.

Cuando llego a la entrada del cine veo que ellas ya se dirigen hacia la sala donde se proyecta la película. Como era de esperar, vamos a la misma.

Enseño mi entrada y pongo rumbo a la sala...

17 oct 2021

Te Odio.

Decirle estas cosas a un sumiso debe ser poco protocolario y más aun si es el tuyo pero a estas alturas ya sabemos que por aquí de ciertas “normas” huimos con facilidad.

Hace unos días me veía escribiéndole esto mismo a uno de mis sumisos, y no como una exageración si no como una realidad.

Se dio una situación bastante particular que aunque no grave si fue desagradable, al menos un poquito más para esta que escribe.

Aun con toda la suerte que siento que tengo con mis relaciones, en las que normalmente hay una comunicación bastante fluida y cercana hay veces que por detalles nimios las cosas se complican.

Y por mucho que sean cosas tontas, llegan a molestar. Seguramente sea en parte por eso, son cosas tontas que desde mi lado son bastante previsibles y me fastidia que el otro lado no sepa verlas y adelantarse.

En cierto modo creo que puedo tener parte de culpa en eso. No me considero una Dominante que ponga normas excesivas, y quizás dejar fluir y dar cierta normalidad sea la causa de que cosas que para mi sean tan obvias, pasen inadvertidas por la otra parte.

O quizás es que usan la cabeza menos de lo que yo esperaría…

 

Sea como sea, y buscando siempre la reflexión positiva creo que se puede y debe aprender de cosas así.

A ell@s, debería servirles para prestarle más atención a esos detalles pequeños, quizás del día a día y a mí, a adelantarme y dar pistas de todas esas cosas que si me resultan necesarias por muy pequeñas que puedan parecer.

Aunque reconozco que me resulta muy curioso, que ponerse contra una pared para que les haga lo que quiera les resulte sencillo y avisar de algo tan complicado. (¿Será que la mente femenina tiene mucha más facilidad para adelantarse? Emmm, no esto también tengo comprobado que no es así)

Es curioso como resulta más sencillo dar una lista de normas y ordenes y sin embargo, cuando dejas ciertas cosas a una lógica simplista, todo parece complicarse.

En fin, sea como sea hasta con sus “cagadas” saco cosas positivas (Después de cabrearme y tener ganas de ahogarles, eso sí), y eso es porque en la balanza, lo positivo que me dan es mucho mayor a lo negativo y saber que no lo hacen por mala fe, si no por despiste.

Ahora, me imagino a cierto aficionado a la “Mexican Fast Food”, sonriendo y pensando:

“Que barato me ha salido esto, y que caro me van a salir otras cosas”.

Efectivamente, sumiso… Que caras van a salirte.

13 oct 2021

15 de Septiembre

Siento necesidad de guardar huellas.

Sé que en algún momento volveré a ellas y será como revivir pequeños instantes de algo que siempre me deja marcada.

Y con estas letras, recordaré esos nervios que nunca dejan de acompañarme (aunque alguno no se los crea del todo).

15 de Septiembre…

Vuelvo a estar detrás de una puerta esperando que aparezcas.

¿Puedo tener más ganas de tenerte cerca?

Y de nuevo todo vuelve a ser simplemente perfecto. Parece que no ha pasado el tiempo.

Seguimos siendo tú y yo.

El tiempo vuela y disfrutamos cada segundo.

Intensidad, magia, risas.

Todo es posible cuando lo que se tiene es tan especial como lo que tenemos.

Incluso cuando alguna interrupción necesaria nos hace cambiar los planes originales.

Pero vuelves, y retomamos donde lo habíamos dejado….

Hasta que de nuevo tengo que abrir esa puerta…

Y sentir algo que nunca había sentido.

Porque por suerte, hay pocas primeras veces que disfrutar tanto. 


 

 

10 oct 2021

Y el Premio es para... !!!

 He conocido al Mejor Sumiso de España… y lo he rechazado como sumiso.

¡¡A veces soy de un soberbio que no me lo creo ni yo misma!!

Este verano también ha tenido partes graciosas. Lo de andar en redes sociales da para mucho y los que me seguís por ellas, sobre todo en twitter, estáis más al día de mis venturas y desventuras en estas lides.

A veces creo que no voy a poder sorprenderme con nada más, pero siempre me equivoco.

Mi “fama” se ha hecho internacional, he recibido mensajes de sumisos en árabe que he tenido que traducir con google por si se estaban acordando de mi pobre madre…

Pero no, la sumisión abre fronteras y si alguien de la otra punta del mundo se tiene que ofrecer como sumiso, se hace. Otra cosa es que la seriedad del ofrecimiento fuera la que fuera. (Mientras escribo este post, veo como me llega un mensaje de un chico de Egipto. Muy educado, pero que tampoco entiende un no. Hay cosas que pasan en cualquier lugar del mundo.

Pero me voy del hilo… El mejor sumiso de España.

Cuando recibo un mensaje suelo cotillear el perfil de quien me lo envía. En su caso, era uno bastante pobre con fotos bastante infantiles que nada tenían que ver con la temática por la que nos relacionamos.

Localizo una donde proclamaba su amor eterno a una Domina ¡¡ El día antes!!. Pero al preguntarle por ello me dice que ha sido una decepción y que ella le ha dejado plantado (Algo que tiempo después, ella misma me confirmó que era mentira).

Viendo por donde iba el tipo, ya dejo claro (Una vez más, porque de base ya lo aclaro en mi perfil), que no busco nada, y él en su infinita sabiduría, me dice que eso es lo típico que se dice pero que si surge feeling, no se le dice que no.

Pobrecita yo, que a estas alturas aun no tengo claro lo que quiero y aunque de nuevo le digo que no tengo ningún interés… recurre a su fama, porque según él, es muy famoso en Madrid y en casi toda España (El mejor sumiso y más completo).

¡¡ Y yo sigo diciendo que no!! ¿Pero que tendrán los traseros de mis sumis@s para tenerme así de embelesada? (Ains… si yo os contara… )

Insiste, insiste hasta que deja ver su verdadera cara y termina aceptando mal la negativa número 348 y comienza a insultar.

Bueno, lamentablemente esto es muy habitual cuando hieres el ego desmedido de algunos personajes que se creen que vas a ponerte a sus pies, aunque teóricamente lo que quieren es lo contrario.

La verdad, y aunque quizás esté mal decirlo, nos echamos unas buenas risas a costa de este personaje. Hay que compartir tanta imaginación frustrada y sobre todo, y siendo más serios, mostrar la triste realidad que aguantamos el  día a día de muchos perfiles femeninos sin importar el rol que tengamos.

 

Meses después de este primer “encuentro”, no recuerdo muy bien me volví a topar con su perfil (a veces cometo el error de no bloquear).

Pero era un perfil muy diferente, ya no era sumiso, era Dominante y en sus historias de Instagram buscaba “nenitas” con las que pasárselo bien. El tipo detectó que yo había visto aquellos mensajes y volvió a escribirme.

Estaba claro que no recordaba nuestra historia pasada (Siendo el mejor sumiso de España debía tener una gran agenda, al menos en su imaginación) y en seguida me proponía quedar.

Pero su rol cambió rápido al ver mi perfil, de nuevo se ofrecía a servirme (ya no como el mejor sumiso de España si no el de Madrid, porque muchas Dominas de allí le dicen lo completo que es) y de nuevo, no entendía mi negativa.

Si hasta me dijo que no quería ser mi sumiso, ¡¡ Quería ser mi vida!! Pero ¿Cómo me atrevía a decirle que no sin conocerle? Nadie le había dicho nunca que no.

Pero nada… no hubo manera de convencerme. Si es que cuando yo digo que mis sumis@s me hacen muy feliz  es cierto y solo tengo ojitos para ellos… (Bueno, si  Jeffrey Dean Morgan me propone un algo, si que miraría hacia ese lado).

Como decía antes, intento tomarme estas cosas con todo el humor que puedo, y dándole la importancia justa y necesaria. Pero insisto, me parece muy lamentable todo lo que tenemos que aguantar la mayoría de las veces sin dar pie a ello.

Y detrás de este aguante, hay un cansancio que pone barreras para relacionarnos con alguien que quizás merezca mas la pena.

Creo que voy a recuperar esa sección que aparece ahí arriba “Historias del Chat”, pero lo haré a través de una etiqueta, para poder extenderme más abiertamente y expresar lo que hay detrás de cada conversación de este tipo.

¿Qué os parece la idea?