Te haré Sufrir, Te haré llorar.... Vas a Necesitarme.

6 feb. 2018

No... Así No!!



Mas que escribir sobre qué y cómo hacer para acercarse a mí (que ya hay muchísimo escrito en este blog sobre ello), voy a seguir escribiendo sobre cómo no hacerlo.

Llevo unos días demasiado sociales, eso quiere decir que estoy más activa por el irc, también respondiendo mensajes que me llegan por diferentes sitios… y alguna vez estos mensajes se convierten en casi diarios aunque no haya más interés por mi parte que el de “charlar”.

Los ofrecimientos de sumisión y entrega están a la orden del día, no hay nada nuevo. Las prisas por que se dé un paso más, tampoco lo son y las impaciencias de algunos por pescar en cualquier rió menos.

Los que me podáis seguir por twitter, ya habréis leído algo sobre esta anécdota que me ocurrió la semana pasada:

Un sumiso asturiano, con buenas maneras pero poca experiencia…dice querer algo “más serio conmigo”. Cambiamos varios mensajes y charlas por el chat, hablando de gustos, opiniones, sentimientos, etc.…

Un buen día, me comenta que cambia mensajes con una Dómina Profesional Asturiana y que está pensando en quedar con ella. Hay ciertas cosas a las que prefiero no responder y hacerme la tonta… 

Pero un par de días después me comenta que ha quedado con ella y que van a tener una sesión. Hago verdaderos esfuerzos por no envenenarme y contestarle una burrada que era lo que me apetecía en ese momento (Bendito twitter que me sirve de desahogo) y con toda mi amabilidad (y falsedad, pq no decirlo) le deseo buena suerte.

Pero lo de ser educada tiene sus contras… y es que no te entienden y aprovechan esa educación para
¡¡Pedirte consejo!! 

Si, así es. Me pidió consejo para comportarse y actuar con la profesional.

En ese momento pensé:

¿Esto es como si quieres casarte, le dices a tu futura mujer que vas a ir de putas y que si puede darte algún truquillo para que disfrute lo máximo posible?

… No hombre, así no se hacen las cosas…

Luego tuvo la amabilidad de contarme que la sesión había ido bien, pero que la sodomización no le había gustado.

¿Quizás esperaba que sintiera lastima?

Algo sí que aprendió de la profesional… me preguntó si yo no admitiría un cuestionario sobre lo que deseara y quisiera hacer con él.

Creo que mi cuestionario sería fácil... ¿A que sí?


1 feb. 2018

Feminidad




"Mi lado femenino me hace ser un llorica"

Hace días que esta frase que leí en un privado de irc me viene revolviendo las tripas...

No es que tenga ningún problema con los sumis@s "crossdresser"... ni con los sissys... tampoco con los travestis, salvo el hecho de que ya vienen con "condiciones". A mí, como muchas veces comentado ya por aquí, lo que me gusta es disfrutar desde 0 de una persona... moldearla a mi gusto.
Si me apetece vestirla de sissy, travestirla o disfrazarla de gato siamés lo haré pq es lo que me apetece... pero que ya venga "impuesto" me tira bastante para atrás. Pero como siempre digo, si la persona merece la pena... todo podría llegar a ser.

Y cuando esta persona me soltó esa frase, me cabreé bastante.



Toda su conversación se centraba en que era débil y sumiso... pq tenía un lado femenino muy desarrollado:

xxx: le gustan los sumis llorones?
AMAISTHAR: no
xxx: yo soy sensible
xxx: ya sabe lo de mi feminidad
xxx: y con castigos suelo llorar
AMAISTHAR: pues no me va nada los quejicas de mas
xxx: no es queja es lloro
AMAISTHAR: lo mismo...
xxx: es lo malo de la feminidad
xxx: no digo que llore a todas horas

.... .... ....

¿Pero qué leches me estás contando?

Realmente los casos de machismo que había venido observando en mis años por el BDSM han sido muy diferentes a este...

Pero, realmente detrás de palabras como estas hay mucho más que una fantasía.

¿Acaso ser femenina tiene algo que ver con ser débil? ¿Tienes que asumir un rol femenino para "permitirte" ser débil?? ¿Los sumisos que no tienen ese lado femenino no pueden llegar a llorar en un determinado momento?

Definitivamente es asumir algo que ve como negativo y relacionarlo directamente con ser mujer y mezclarlo con su rol "sumiso" para no sé yo que... Quizás buscando un intento de humillación por mi parte o auto humillación por la suya.

Está claro que aunque no queramos, siempre habrá especímenes sueltos con los que tengamos que combatir, incluso en nuestra vida BDSM.


12 ene. 2018

Asumiendo lo que soy (Relato corto)



Y allí estábamos, sentados en aquella vieja cafetería un sábado lluvioso por la tarde.

Y allí estaba ella, la culpable de mi estado de nervios esa tarde.

Unas semanas antes habíamos coincidido para tomar un café… y su efusividad me había sorprendido bastante, sobre todo cuando una y otra vez ponía su mano sobre mi muslo.

Aquel gesto, quizás inocente me había traído por la calle de la amargura toda la semana, pero solo porque cometí el error de contárselo a quien no debía…
Hacía tiempo que hablábamos, compartíamos charlas a menudo de cosas más o menos banales, algunas serias y otras que provocaban risas….

Pero de alguna manera me conocía mas allá de lo que yo mismo hubiera querido. Había conseguido producir en mí sensaciones que creía impensables… Me había hecho sentir un extraño conmigo mismo.

Cuando le conté lo sucedido con esta chica… sin saber muy bien como, ahí estaba… me espetó de una manera natural un:

*“Eres un poco putilla”.

Si, ya sé que para muchos esas palabras no tendrían mucha importancia… pero yo sabía que detrás de ellas había mucho más.

Poco a poco iba leyendo como me decía cada una de los pensamientos que yo había tenido con aquella chica…

  Que si su mano subiera un poco mas…
  Que si encontrar una ocasión para rozarme con ella.

¿Pero como carajo lo sabía? ¿Tan fácil le resultaba?

Y claro, no podía quedarse ahí…  Parecía bruja y también me hablaba de lo que estaría pensando en el próximo encuentro que tuviera con aquella chica. 

 *  “Como vuelva a tocarte… terminarás teniendo una erección.”

No, aquello no sería verdad. Soy un tío que controlo bastante bien, así que no me vería en aquella situación.

De camino a la cita, me iba repitiendo una y otra vez que aquello no iba a pasar. Podría aguantar. Intentaba sacar de mi cualquier pensamiento morboso para que mi cabeza estuviera lo más fría posible.
Y cuando llegué a la cafetería parecía que me hubiera tomado 20 tilas.
Iluso de mí.

Cuando nos sentamos en la mesa, rezaba porque la chica se sentara en la otra punta y ponerme las cosas más fáciles aun.

Pero no, algo me dice que hizo todo lo posible por sentarse a mi lado.

Un escalofrío me recorrió de inmediato. Cada vez que la veía mover las manos me ponía aun más nervioso y resoplaba para dentro.

No conseguía concentrarme en la conversación, solo miraba sus manos deseando que no se volviera a repetir la situación de la otra vez.

Pero no soy afortunado, o quizás si porque cualquiera hubiera estado deseando aquel gesto… y yo sin embargo, en cuanto sentí sus dedos en mi muslo sentí como resonaba en mi cabeza aquel:

*” Eres un poco putilla”.

De repente todas nuestras conversaciones se vinieron a mi cabeza. Imaginé tal y como Ella me había dicho… deseando que la mano de la chica subiera un poco más y fuera a rozar mi paquete. Me imagine en el baño de aquella vieja cafetería, pegándome a su trasero por detrás y metiéndola mano como si llevara siglos deseando hacerlo. Me imaginé allí mismo, metiendo mis manos por debajo de su falda y acariciándola por encima de las bragas.

Imaginé todo lo que no debía…

Y cuando volví a sentir su mano en mi muslo, mi cara cambió de color…

Porque efectivamente, sin saber en qué momento había sucedido ni como…
Tenía una erección.

Mi siguiente pensamiento fue… ¿Qué va a decir cuando lo sepa?¿Que vendrá después de esto?.

3 ene. 2018

Mi carta a los Reyes Magos:



Lo normal cuando comienza un nuevo año, es hacer balance del anterior y los propósitos del que llega… 

Yo casi que olvido el anterior y me centro directamente en este 2018.

Y como cada comienzo de año, llega la Carta a los Reyes Magos y los deseos  así que, de alguna manera,  aquí está la mía:

En cuestiones bedesemeras (que las otras aquí importan bien poco), lo que pido son tres cosas:
Ilusiones, sensaciones y nuevas experiencias.

Si, ha llegado ese momento en el que tengo ganas de volver a ilusionarme con un nuevo comienzo. Esos primeros momentos de conocer y compartir con alguien lo que puede llegar a ser algo muy especial.

Quiero volver a sentir esas ganas de estar con alguien al que enseñar, cuidar y con el que empezar a recorrer un camino largo y lleno de complicidades.

Y seguir aprendiendo y experimentando junto con alguien que esté dispuesto a crecer, compartir y entregarse cada día un poco más.

Ya… Soy realista, y sé que estoy pidiendo muchísimo y más aun en los tiempos que corren, pero tengo todo el tiempo del mundo y sobre todo lo que no me falta son ganas así que tampoco tiene que venir el mismo 5 de enero…

Queda un 2018 muy largo para conseguirlo.


29 dic. 2017

Prometo Volver



Una entrada rápida para desearos a todos (si es que queda alguien por ahí) lo típico en estas fechas.
Nos leemos pronto !