Te haré Sufrir, Te haré llorar.... Vas a Necesitarme.

12 ene. 2018

Asumiendo lo que soy (Relato corto)



Y allí estábamos, sentados en aquella vieja cafetería un sábado lluvioso por la tarde.

Y allí estaba ella, la culpable de mi estado de nervios esa tarde.

Unas semanas antes habíamos coincidido para tomar un café… y su efusividad me había sorprendido bastante, sobre todo cuando una y otra vez ponía su mano sobre mi muslo.

Aquel gesto, quizás inocente me había traído por la calle de la amargura toda la semana, pero solo porque cometí el error de contárselo a quien no debía…
Hacía tiempo que hablábamos, compartíamos charlas a menudo de cosas más o menos banales, algunas serias y otras que provocaban risas….

Pero de alguna manera me conocía mas allá de lo que yo mismo hubiera querido. Había conseguido producir en mí sensaciones que creía impensables… Me había hecho sentir un extraño conmigo mismo.

Cuando le conté lo sucedido con esta chica… sin saber muy bien como, ahí estaba… me espetó de una manera natural un:

*“Eres un poco putilla”.

Si, ya sé que para muchos esas palabras no tendrían mucha importancia… pero yo sabía que detrás de ellas había mucho más.

Poco a poco iba leyendo como me decía cada una de los pensamientos que yo había tenido con aquella chica…

  Que si su mano subiera un poco mas…
  Que si encontrar una ocasión para rozarme con ella.

¿Pero como carajo lo sabía? ¿Tan fácil le resultaba?

Y claro, no podía quedarse ahí…  Parecía bruja y también me hablaba de lo que estaría pensando en el próximo encuentro que tuviera con aquella chica. 

 *  “Como vuelva a tocarte… terminarás teniendo una erección.”

No, aquello no sería verdad. Soy un tío que controlo bastante bien, así que no me vería en aquella situación.

De camino a la cita, me iba repitiendo una y otra vez que aquello no iba a pasar. Podría aguantar. Intentaba sacar de mi cualquier pensamiento morboso para que mi cabeza estuviera lo más fría posible.
Y cuando llegué a la cafetería parecía que me hubiera tomado 20 tilas.
Iluso de mí.

Cuando nos sentamos en la mesa, rezaba porque la chica se sentara en la otra punta y ponerme las cosas más fáciles aun.

Pero no, algo me dice que hizo todo lo posible por sentarse a mi lado.

Un escalofrío me recorrió de inmediato. Cada vez que la veía mover las manos me ponía aun más nervioso y resoplaba para dentro.

No conseguía concentrarme en la conversación, solo miraba sus manos deseando que no se volviera a repetir la situación de la otra vez.

Pero no soy afortunado, o quizás si porque cualquiera hubiera estado deseando aquel gesto… y yo sin embargo, en cuanto sentí sus dedos en mi muslo sentí como resonaba en mi cabeza aquel:

*” Eres un poco putilla”.

De repente todas nuestras conversaciones se vinieron a mi cabeza. Imaginé tal y como Ella me había dicho… deseando que la mano de la chica subiera un poco más y fuera a rozar mi paquete. Me imagine en el baño de aquella vieja cafetería, pegándome a su trasero por detrás y metiéndola mano como si llevara siglos deseando hacerlo. Me imaginé allí mismo, metiendo mis manos por debajo de su falda y acariciándola por encima de las bragas.

Imaginé todo lo que no debía…

Y cuando volví a sentir su mano en mi muslo, mi cara cambió de color…

Porque efectivamente, sin saber en qué momento había sucedido ni como…
Tenía una erección.

Mi siguiente pensamiento fue… ¿Qué va a decir cuando lo sepa?¿Que vendrá después de esto?.

3 ene. 2018

Mi carta a los Reyes Magos:



Lo normal cuando comienza un nuevo año, es hacer balance del anterior y los propósitos del que llega… 

Yo casi que olvido el anterior y me centro directamente en este 2018.

Y como cada comienzo de año, llega la Carta a los Reyes Magos y los deseos  así que, de alguna manera,  aquí está la mía:

En cuestiones bedesemeras (que las otras aquí importan bien poco), lo que pido son tres cosas:
Ilusiones, sensaciones y nuevas experiencias.

Si, ha llegado ese momento en el que tengo ganas de volver a ilusionarme con un nuevo comienzo. Esos primeros momentos de conocer y compartir con alguien lo que puede llegar a ser algo muy especial.

Quiero volver a sentir esas ganas de estar con alguien al que enseñar, cuidar y con el que empezar a recorrer un camino largo y lleno de complicidades.

Y seguir aprendiendo y experimentando junto con alguien que esté dispuesto a crecer, compartir y entregarse cada día un poco más.

Ya… Soy realista, y sé que estoy pidiendo muchísimo y más aun en los tiempos que corren, pero tengo todo el tiempo del mundo y sobre todo lo que no me falta son ganas así que tampoco tiene que venir el mismo 5 de enero…

Queda un 2018 muy largo para conseguirlo.


29 dic. 2017

Prometo Volver



Una entrada rápida para desearos a todos (si es que queda alguien por ahí) lo típico en estas fechas.
Nos leemos pronto ! 

15 nov. 2017

Imaginar, Extrañar, añorar...



Nunca me imaginé que se podía echar así de menos.

Extrañar nuestras complicidades…
Añorar nuestras conversaciones…
Echar de menos nuestras bromas…

Nunca imaginé que me harías tanta falta.

Extrañar las caricias…
Añorar las miradas…
Echar de menos los susurros.

Nunca imaginé que estaría sin ti.

Extrañar el calor de tu piel…
Añorar nuestros sonidos…
Echar de menos nuestros momentos.

Nunca imaginé que tuviera tantas ganas de tenerte,
Tú….
Si, tú que me lees y que sabemos que algún día llegarás.

27 oct. 2017

Situación actual:



Si… He vuelto a desaparecer.
Sin duda mi blog es el reflejo de un pensamiento, estado y de emociones… y cuando no son buenas, a veces prefiero no compartirlas.
Hastío máximo, eso es lo que siento.
Ha llegado un punto donde reconozco que me da mucha pereza cualquier cosa que tenga que ver con tratar con personas (vamos a resumirlo a sumis@s) del mundillo.
Me cansa mucho tener una y otra vez las mismas charlas, y ver una y otra vez los mismos comportamientos. Frases hechas que ya no son más que un reflejo de una fantasía y que pocos (por no decir ninguno) están dispuestos a cumplir.
Y me aburre… Si, soberanamente.
Sumisos que exigen que te esfuerces en contactar con ellos… (Ni que tuviera obligación de algo).
Otros que no hacen más que “regalarte el ojo” y desaparecen durante semanas para volver a contarte cuanto te han echado de menos.
Y otros que simplemente se cabrean cuando se dan cuenta de que no vas a sesionar a los dos días de haberos conocido en un chat.
Por no hablar de los que se espantan cuando dices que tienes pareja y es Dominante. Parece que es complicado entender que no hay pq compartir (o más bien su pajilla pensando en ello les estimula demasiado como para reconocer que les encantaría).
Así que sí… Estoy muy aburrida. No me apetece conectarme en chats  y apenas entro en foros, poco hay que leer ya que merezca la pena.
Mi vida bedesemera, hoy por hoy se reduce al twitter… y con tanto “puchi”, hasta de eso se me quitan las ganas.
Y una ya es mayorcita para saber lo que quiere… Y no es perder el tiempo con quien no lo merece.