Te haré Sufrir, Te haré llorar.... Vas a Necesitarme.

8 ene. 2016

Reconocer errores.

Cuanto se habla de la estabilidad emocional de l@s sumis@s y que poco de la de los Dominantes y es tan importante para unos como para otros. Parece que por el hecho de ser Dominante no se puede aceptar que podamos tener carencias, problemas o que simplemente en un momento dado necesitemos dejar un poco de lado el control, ya que no podemos controlarnos nosotros mismos. Si… también somos personas.
 Quizás los haya capaces de enfundarse un catsuit de látex y dejar de sentir, o agarrar un flogger y dejar de pensar en su día a día pero creo que en el fondo, eso sería un papel que se está interpretando y no algo que se hace con sentimiento.

 Yo no he podido seguir. Hubo un momento en el que estaba tan rota por dentro y con la cabeza a mil cosas, que lo que menos me apetecía era hablar o practicar BDSM ¿Y por eso dejé de ser Ama? No… creo que no.

Hay tiempos para todo, incluso para volver a estar bien. Y que importante es en esos momentos tener a alguien a tu lado (solo hablo del terreno BDSM) que sepa esperar y acompañarte en el proceso que estas pasando. Sin agobios, sin exigencias y sin presiones por darle cosas que no podrías dar, ya que tu cabeza no estaría concentrada en el, si no en todo lo que te rodea.

Una pareja BDSM ha de ir siempre de la mano, pero a veces parece que el punto de mira recae sólo sobre el Dominante y que este siempre tiene que estar preparado para socorrer a su sumiso y apoyarle cuanto y cuando lo necesite. Quizás esto sea así de fantástico en los relatos o en los videos con maravillosos “finales felices” pero no corresponde a la realidad. Un/a sumis@ también ha de saber cuando Su Dueño le necesita de otra manera.

 Un Dominante que se niega a si mismo sus sentimientos, sus problemas, su realidad en el momento que sea…Sólo por el hecho de sesionar o “tener sumis@” lo único que está haciendo es poner un velo de mentira, y si no se está bien con uno mismo, difícilmente lo estarás para cuidar de quien se pone en tus manos.

No hay comentarios: