Te haré Sufrir, Te haré llorar.... Vas a Necesitarme.

21 feb. 2012

Placeres Prohibidos

Que el BDSM está lleno de sensaciones es algo sabido por todos... ¡Que gran mentira!

Tipicazos y topicazos rodean este mundo es la unica realidad. Cuando tienes una charla cara a cara pocos son los que realmente han disfrutado de las realidades diarias de este mundo.

La entrega del sumiso es lo que hace disfrutar a un Dominante, ¿pero de verdad los Dominantes hacen disfrutar a los sumisos? Me canso de leer fantasias de sumisos complacidos por haberse gastado su dinero en un fantastico regalo para su Dominante... ¿pero realmente eso les complace?
Luego se sorprenden cuando tras una sesion el Dominante se preocupa, cuidandoles y dandoles los mimos que necesitan despues de haberse dado a si mismos, que sin duda es el mejor regalo que puede recibir un Dominante.
Esta claro, que pocos son capaces de rechazar un buen regalo o precuparse mas alla de su jornada laboral de su sumiso (siempre que la pareja lo permita o no se entere, claro) y cuando un sumiso se encuentra con una persona asi, capaz de dar su tiempo cuando es necesario lo toman como un bicho raro.

Tomarse el tiempo para conocer y cuidar a quien posees no es una obligacion, es un placer! Quizás un placer prohibido del que pocos disfrutamos. Momentos de risas, de charlas, de complicidades, son los que afianzan una relacion y los que hacen que dure o que se vaya al garete.
Se puede vivir con la fantasia de la ilusion, de la perfeccion irreal o con la realidad, que quizas no es tan bonita y menos digna de ser contada pero es la que realmente significa algo.

3 comentarios:

nim dijo...

Amen!!!

Guau Guau dijo...

Esos mimos, ese saber cuidar a los sumisos, son precisamente los que hacen posible que exista la confianza de la que hablaba yo. Por lo menos yo como sumiso los agradezco un montón, como tú decías, eso no lo hace una profesional (con todo mi respeto para las profesionales, eh). Y creo que eso es lo que hace que todo esto merezca la pena más allá de los cuatro azotes y del subidón del momento (que también están bien, vamos a ver).

Toofastedi dijo...

Para mi, lo triste, es que hasta las buenas profesionales lo hacen tras terminar su trabajo, porque las buenas profesionales son buenas personas.

Las malas personas son las que sólo se preocupan de sí mismas, y de esas, hay muchas, profesionales o amateurs.

Besos