Te haré Sufrir, Te haré llorar.... Vas a Necesitarme.

19 may. 2009

Sin ganas


Ultimamente me encuentro con mucha gente que se ha desilusionado con este mundo. Unos pq no han encontrado nadie con quien tener una relación y otros pq se han topado con gente que les ha decepcionado.
La verdad es que me resulta cada vez mas difícil darles ánimos, pues yo misma en algún momento he dudado de si seguir o no. Si algo tengo mas que claro, es que este sentimiento, lo llevamos muy dentro y el intentar apartarlo o esconderlo solo nos hará daño a nosotros mismos.
Es cierto que es frustrante cuando ves que pasa el tiempo y que no encuentras con quien compartir todo lo que llevas dentro, es cierto que llega un momento en el que solo te apetece mandarlo todo a paseo y cerrar esa puerta... pero no nos equivoquemos, no podemos.
Esto forma parte de nosotros mismos y esa realidad es con la que tenemos que vivir.
En una ocasión vi en una de mis películas favoritas como se hacia una comparacion entre el aprendizaje, con la fortaleza física. Si un atleta quiere ganar una carrera, ha de entrenarse todos los días, pues en el fondo con la D/s pasa igual... para tener algo bueno, también hay que aprender de lo malo, incluida la mala leche y la frustracion. Y en vez de desesperarnos, han de hacernos mas fuertes para que llegado el momento aprovechemos todo lo bueno que nos venga.

AMA ISTHAR

1 comentario:

Toofastedi dijo...

Yo lo digo, normalmente, con otras palabras.

Cuando ya no puedo más, esa tarde, ese día, me dejo ganar, me da igual todo, y paso, me dejo caer hasta el fondo, no pasa nada, todos tenemos derecho a dejarnos caer un día, a no levantar los brazos y luchar.

Entonces, cuando ya estoy en el fondo, pienso en como he llegado allí, en lo que me jode estar allí, y en por qué he permitido que lleven allí.

En ese momento, mi mala hostia empieza a subir y no para hasta tener bien claro como va a colocar en su sitio a todos aquellos que me han llevado allí, y suele ser justo antes de quedarme dormido, con lo que, al aclararme duermo genial.

Al día siguiente, salgo con los puños en alto y buscando al primer miserable que se crea que va a joderme y empieza la remontada, y a seguir luchando, como no nos queda más remedio que hacer cada día.

Mi mente es compleja, pero yo me entiendo...

Besos